Regla de la prorrata

1.220
Puede ser general o especial. En virtud de la misma se permite diferenciar, a la hora de liquidar y pagar el IVA, entre operaciones exentas y operaciones sujetas el pago del impuesto. La prorrata general considera la misma proporción entre ventas exentas y totales que entre compras dedicadas a operaciones gravadas y operaciones totales. La prorrata especial supone que el contribuyente puede demostrar qué parte de las compras se ha destinado a operaciones sujetas al IVA y qué parte se dedicó a operaciones exentas.