Satisfacción laboral

1.220
Ha habido un intenso debate acerca del plano en el cual convendría valorar la satisfacción: entendida como satisfacción general o como satisfacción con aspectos concretos de la organización. Del primero es ejemplo Locke (1976), que la define como un estado emocional positivo que resulta de las percepciones del empleado de que su trabajo le permite alcanzar sus valores. El segundo enfoque admite un componente afectivo pero entiende la satisfacción como una evaluación más general hacia el propio trabajo y este es el enfoque más aceptado hoy en día.